SOBRE LAS DONACIONES ANÓNIMAS EN REPRODUCCIÓN ASISTIDA

La legislación española que regula la reproducción asistida preserva la identidad de los donantes, por lo que ni los hombres ni las mujeres que donan sus espermatozoides o sus óvulos generan algún tipo de vínculo con sus hijos biológicos. Además, tampoco los hijos ni los padres legales pueden conocer la identidad del donante, algo que también ocurre en el caso de los trasplantes de órganos. Así por ejemplo, una madre que hace un año apostó por una inseminación con donante para ser madre, en ningún caso debe encontrarse al padre biológico de su hija en ningún lugar.

No obstante, la legislación actual solo contempla una excepción; y es que se podría contactar con los padres biológicos si el menor nacido tuviera alguna enfermedad grave y fuera necesario hacer pruebas médicas a los progenitores para determinar el origen de la enfermedad. Pero si esto ocurriera, nunca se pondría directamente en contacto al padre o madre biológico con ellos, pues sería la clínica de reproducción asistida, a través del centro sanitario correspondiente, la que se encargaría de mediar para preservar el anonimato de todas las partes.

Sin embargo, en otros países como Suecia, Finlandia, Reino Unido y algunos estados de EE.UU. sí se permite conocer la identidad del donante. En el Reino Unido, por ejemplo, se defendía el anonimato del donante hasta que hace diez años se cambió la legislación para que sus recién  nacidos  probeta, al cumplir la mayoría de edad, pudieran conocer, si lo deseaban, su origen biológico.

Desde Ayuda Letrada, si lo precisa, nos ofrecemos al asesoramiento pertinente en estos casos, con la profesionalidad y el cariño que nos caracteriza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *