SOBRE LA INSTALACION DE ASCENSOR EN UNA COMUNIDAD DE VECINOS

instalacion ascensor ayuda letrada

Si la pasada semana hablábamos sobre la construcción de trasteros en una comunidad de propietarios, hoy os informamos sobre la instalación de un ascensor.

Cuando se estudia y plantea la instalación del servicio de ascensor en una comunidad de vecinos siempre aparecen discusiones y problemas entre los comuneros. Las cuotas a abonar, los gastos de mantenimiento y los problemas estructurales del edificio dificultan que los propietarios se pongan de acuerdo.

Para solucionar este problema debemos de acudir a la legislación vigente, en este caso concreto, a la Ley de Propiedad Horizontal (LPH).

La Ley 8/2013, de 26 de junio, de Rehabilitación, Regeneración y renovación urbanas, introdujo importantes modificaciones en la Ley de Propiedad Horizontal, y concretamente en su artículo 17.2 establece que para la instalación de ascensor se necesita el voto favorable de la mayoría de los propietarios que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación.

Es obligatorio someter a votación la instalación de ascensor cuando suponga la supresión de barreras arquitectónicas, tal y como se dice en el mencionado artículo 17.2, con el mismo quórum de la doble mayoría de propietarios y coeficientes.

No obstante, según el artículo 10.1.b de la Ley de Propiedad Horizontal, la instalación de ascensor es obligatoria y no precisa acuerdo de la comunidad de vecinos cuando los gastos anuales derivados de la obra no vayan a ser superiores de doce mensualidades ordinarias y que, además, se cumpla alguno de los siguientes requisitos: 1º.- Un propietario con discapacidad reconocida mayor de 70 años que lo solicita para tener un entorno más accesible. 2º.- Un propietario que tiene una vivienda o local, en donde habita o trabaja alguna persona mayor de 70 años o con discapacidad.

Asimismo, hay que destacar que, según el artículo 9.1.e de la LPH, en el que se describen las obligaciones de los propietarios, cada uno de ellos debe contribuir con arreglo a su cuota de participación, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble y a sus servicios. Los propietarios de los pisos bajos y los locales también deben contribuir para sufragar todos los gastos, a no ser que por unanimidad sean eximidos de ello.

Es decir, cada propietario debe de contribuir según su cuota de participación en la comunidad. Este coeficiente bien en la Escritura de Propiedad Horizontal o en la propia escritura de compraventa por la que adquirió su vivienda. Puede ser que, por unanimidad, la comunidad acuerde que todos contribuyan a los gastos por partes iguales.

Desde Ayuda Letrada nos ofrecemos para facilitarle todo tipo de asesoramiento, jurídico y técnico, para la instalación de un ascensor en el edifico de su comunidad. Contamos además con especialistas en este tipo de asuntos y experiencia acumulada en la tramitación de expedientes se solicitud de subvenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *