OPOSICIONES, ASPECTOS LEGALES A TENER EN CUENTA

Parece que poco a poco vuelven a convocarse oposiciones después de algunos años de paralización. Desde Ayuda Letrada, como expertos en Derecho administrativo, queremos daros una serie de consejos a la hora de afrontar un proceso selectivo, en el que no debéis olvidar lo que nosotros llamamos “las reglas del juego”, es decir, las bases de la convocatoria.

Las bases de la convocatoria son el documento en el que se especifican y regulan todas las características del proceso, los plazos y las formas que se han de seguir para convocatorias, publicación de listas, composición del tribunal, calificación de pruebas, etc… Por lo que es fundamental tenerlo muy presente y analizarlo antes de presentarnos al proceso, porque el momento de publicación de la convocatoria es el procedente para presentar recursos si consideramos que las bases no se ajustan a la normativa vigente o nos pueden perjudicar.

Tras presentar la correspondiente instancia, debemos guardar toda la documentación (documento presentado, justificante de abono de tasas…), por si hemos de presentar recurso en el caso de ser excluidos de la lista de admitidos. Documentación que recomendamos llevar el día de las pruebas por si debemos presentarla ante el tribunal, imaginad el caso de que no somos llamados al examen o nos dicen que no estamos en la lista).

Antes de acudir a las pruebas es recomendable releer la convocatoria y los avisos que haya podido publicar el tribunal, por si hay que llevar una determinada prenda de vestir (pruebas físicas), o un lápiz, bolígrafo u otro material específico. Y tras el examen, si consideramos que algunas preguntas no se ajustan al temario (han preguntado algo que no se contemplaba en el mismo) o están mal formuladas, podremos presentar recurso para su anulación.

Una vez publicadas las notas del primer ejercicio (o del único), deberemos analizar el acta del tribunal, para conocer si el tribunal ha estado reunido conforme a la convocatoria y si las calificaciones se ajustan a la misma; es decir, que se ha aplicado lo establecido en “las reglas del juego”. Si se hubieran incumplido, será el momento de presentar un recurso, recurso que lo será contra el proceso, no contra la calificación particular (pues en el caso expuesto afectaría a todos los opositores, no a alguno en concreto). Y también deberemos revisar si la puntuación que nos han dado se corresponde con la realmente obtenida, esto es fácil de comprobar en un examen tipo test; si la puntuación no se corresponde deberemos reclamar también, pero esta vez por error en nuestra calificación y no contra todo el proceso, solicitando la revisión personal del examen. El mismo proceso deberemos seguir en el caso de valoración de méritos.

Y tras la publicación de las calificaciones definitivas se abrirá otro plazo para reclamar. Incluso una vez tomada posesión debemos tener en cuenta reclamaciones presentadas por otros opositores al proceso que, en un momento dado pudieran anular nuestro nombramiento.

Como veis es muy importante tener presentes todas estas cuestiones durante el proceso y exigir que se cumplan las bases de la convocatoria y demás normativa. Y en caso de incumplimiento reclamar, y si necesitáis ayuda desde Ayuda Letrada os brindamos nuestro asesoramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *