LAS AUTOLIQUIDACIONES TRIBUTARIAS

La autoliquidaciones tributarias son declaraciones en los que los obligados tributarios, además de comunicar a la administración los datos necesarios para la liquidación del tributo y otros de carácter informativo, realizan por sí mismos las operaciones de calificación y cuantificación necesarias para determinar e ingresar el importe de la deuda tributaria o, en su caso, determinar la cantidad que resulte a devolver o a compensar.

Las autoliquidaciones presentadas por los obligados tributarios podrán ser objeto de verificación y comprobación por la Administración que realizará, en su caso, la liquidación complementaria que proceda.

Hay que decir también que cuando un obligado tributario estime que una autoliquidación ha perjudicado de cualquier modo sus intereses legítimos, podrá instar la rectificación de dicha autoliquidación de acuerdo con el procedimiento que se regule reglamentariamente.

En el caso de rectificación de una autoliquidación origine una devolución derivada de la normativa que regula cada tributo, y hubiera transcurrido seis meses sin que se hubiera ordenado el pago por causa imputable a la  Administración tributaria, ésta abonará el interés de demora correspondiente sobre el importe de la devolución que proceda, sin necesidad de que el obligado tributario lo solicite. A estos efectos, el plazo de seis meses  comenzará a contarse a partir de la finalización del plazo de presentación de la autoliquidación   o si éste hubiera concluido, a partir de la presentación de la solicitud de rectificación.

Son muchos los impuestos estatales, autonómicos y locales que están bajo el régimen de autoliquidación. Desde Ayuda Letrada, si lo desea,  te podemos ayudar en las autoliquidaciones que estés obligado a realizar, pues contamos con abogados especializados en Derecho Tributario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *