LA RECLAMACIÓN AL MOROSO EN LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS

Se trata, por desgracia, de un tema de actualidad, ya que muchos vecinos, consecuencia de la crisis económica o por voluntad y capricho propio, no afrontan los gastos de comunidad de la que forman parte, dejando de pagar las cuotas correspondientes, llevando con ello a su comunidad, en algunos casos, a una situación desesperada de tesorería y por supuesto menoscabando la buena predisposición de los demás propietarios pagaderos que ven como algunos dejan de pagar porque sí y a otros, que verdaderamente no pueden en plazo pagar la cuota, les da pena el ir contra ellos jurídicamente y reclamarles las cuotas por la vía judicial. A esto hay que añadir que los mayores deudores de las comunidades son los bancos que se han quedado en propiedad multitud de inmuebles embargados; así como muchas grandes empresas inmobiliarias.

Pues bien, para los que queráis conocer el procedimiento de reclamación de deudas a vecinos morosos os comentamos los pasos a seguir y la regulación legal existente en este momento.

Uno de los motivos por los que se pretendió reformar la Ley de Propiedad horizontal fue la de dotar a las comunidades de propietarios de mecanismos para luchar contra la morosidad. Entre otros medios, en el artículo 21 de la esta ley viene a regular un procedimiento judicial para el cobro de las dudas que los propietarios hayan contraído con su comunidad. Es un procedimiento especial, que se adelantó al juicio monitorio regulado en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

La demanda debe tener como principal prueba la liquidación de la deuda objeto de reclamación por la Junta, debiendo certificarse ésta por el secretario de la comunidad, si lo hubiere, con el visto bueno del presidente o por éste sólo si no hubiese secretario y ser notificado al deudor moroso buscando una solución amistosa.

Este documento se deberá adjuntar a la demanda y, con base al mismo, se ejecutará judicialmente la deuda.

Una vez instado el juicio y despachada la ejecución, el moroso responde con todos sus bienes, no exclusivamente con su piso, local o garaje que le perteneciera en el bloque. Ahora bien, es habitual, que a la hora de practicar el embargo, este se realice sobre el inmueble que el demandado posee en la comunidad y que ha dado origen a la deuda.

La gran novedad que incorpora la Ley de enjuiciamiento civil en relación con la reclamación de cantidad a los propietarios morosos, reside en que se podrá seguir a través del conocido como procedimiento monitorio.

Desde Ayuda Letrada tenemos experiencia en estos procedimientos, por lo que os podemos ayudar y asesorar en todo aquello que preciséis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *