LA ADAPTACIÓN A LA NUEVA NORMATIVA EN PROTECCIÓN DE DATOS

Las Instituciones europeas aprobaron el pasado mes de abril el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) que incluye importantes novedades a las que nos deberemos adaptar todos los obligados por esta normativa.

Esta norma pretende imponer una regulación homogénea al conjunto de países miembros, otorgando a los ciudadanos un mayor grado de control sobre su información personal en el ámbito del “mundo 2.0”.

Este Reglamento entrará en vigor en mayo de 2018, pero introduce importantes novedades en las que es conveniente ir trabajando para que no nos pille el toro. El texto regula, entre otras cuestiones, el derecho al olvido, la restricción del tratamiento de los datos o la portabilidad de datos. Pero también se hace más exigente en cuanto al consentimiento para la obtención de datos personales, en relación a la comunicación de fallos de seguridad, que se deberán notificar a la Agencia Española de Protección de Datos o el nombramiento del Delegado de Protección de Datos, que deberá contar con independencia respecto a la dirección de la empresa.

Tampoco se olvida el reglamento de lo relativo a formación, pues obliga a los obligados a desarrollar políticas de educación y sensibilización de todo el personal que tenga relación con datos de carácter personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *