¿HAN DE SOPORTAR LOS COMERCIOS OBRAS EN LA CALLE?


Un día cualquiera nos levantamos para abrir nuestra tienda y nos encontramos con la sorpresa de estridentes ruidos, protestas de conductores y viandantes, atascos, falta de regulación por parte de la policía local…, consecuencia de obras en la calle.

Un ambiente infernal que revoluciona el barrio durante muchos días y semanas. El ruido, el polvo que entra en los establecimientos provocado por el insoportable quehacer de las excavadoras, el trajín de los operarios y un sinfín de molestias que lo único que consiguen es disminuir drásticamente las ventas de nuestra tienda, pues los clientes se marchan a otras zonas comerciales con tal de evitar tan insoportable situación.

Este es el lado feo de las obras que tienen por objetivo mejorar nuestras ciudades y pueblos, pero que perjudican temporalmente a los negocios de la zona intervenida. Por ello proliferan las asociaciones de comerciantes que solicitan a las distintas administraciones indemnizaciones por daños y perjuicios, consecuencia del lucro cesante debido al parón en las ventas.

Sin embargo no lo tienen nada fácil, pues la normativa vigente en estos momentos es clara ante esta situación y establece la obligación de soportar estas intervenciones en la vía pública, ya que el interés general de la sociedad, que avala la realización de referidas obras, está por encima del interés particular de los comerciantes afectados.

Reparar alcantarillados, cableados, postes eléctricos, sustituir adoquinados y asfaltar calles, reparar y ensanchar aceras, construir una línea de metro o un aparcamiento subterráneo, todo ello supone una mejora para la zona afectada que en el futuro se traducirá en un enriquecimiento que puede repercutir en sus negocios ya que eleva la categoría del barrio afectado.

Por ello desde Ayuda Letrada aconsejamos paciencia ante estas situaciones, sin perjuicio de posibilidad, que muchos Ayuntamientos aplican, de una exención temporal del Impuesto sobre Bienes Inmuebles y actividades económicas, entre otros, y que deberá solicitar el administrado.

No obstante y tratándose de una situación compleja que se debe estudiar en cada uno de los casos, hemos de destacar que el Tribunal Supremo cuenta con varias sentencias que conceden indemnizaciones a comerciantes que han acudido al auxilio judicial ante estas situaciones.

Desde Ayuda Letrada nos ponemos a disposición de todos los afectados para analizar su situación y dar un asesoramiento eficaz que posibilite la resolución de los conflictos que puedan generarse ante esta situación que en muchas ocasiones conlleva el cierre de una tienda por obras en beneficio de la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *