¿GRABAR A EMPLEADOS SIN INFORMAR ES LEGAL?

Hoy queremos compartir con todos nuestros amigos una reciente Sentencia del Tribunal Constitucional que ha venido a aclarar determinados aspectos relacionados con el poder de dirección del empresario, en su función de cumplir con las obligaciones dimanantes del contrato de trabajo. La Sentencia que comentamos se encuadra en un procedimiento de despido de una trabajadora de la empresa Bershka, tras demostrarse que la misma se apropiaba de efectivo de la caja que tenía asignada.

El caso es que la empresa instaló una cámara de videovigilancia para hacer el seguimiento a los movimientos de esa caja en concreto, detectando la apropiación por parte de la empleada, motivo por el que esta fue despedida.

Tras acudir a los tribunales de justicia el caso llegó al Tribunal Constitucional, solicitando la empleada amparo en base a la vulneración de derechos fundamentales y de la legislación en materia de protección de datos. El Tribunal Constitucional, en una novedosa Sentencia, ha rechazado el recurso de amparo, señalando que el consentimiento se entiende implícito en la propia aceptación del contrato que implica reconocimiento del poder de dirección del empresario, estando este capacitado para velar por el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato de trabajo, poder de dirección que se ha de ejercer dentro del ámbito legal, no lesionando los derechos fundamentales del trabajador.

Además, considera el Tribunal Constitucional que la empresa cumplió con su deber de información, ya que el establecimiento contaba con los distintivos informativos exigidos por la legislación en materia de protección de datos. No obstante en este punto, el Constitucional indica que en estos supuestos se requerirá determinar si en cada caso concreto se ha producido o no la indicada omisión de la información debida. Y concreta la Sentencia “el trabajador conocía que en la empresa se había instalado un sistema de control por videovigilancia, sin que haya que especificar, más allá de la mera vigilancia, la finalidad exacta que se le ha asignado a ese control. Lo importante será determinar si el dato obtenido se ha utilizado para la finalidad de control de la relación laboral o para una finalidad ajena al cumplimiento del contrato, porque sólo si la finalidad del tratamiento de datos no guarda relación directa con el mantenimiento, desarrollo o control de la relación contractual el empresario estaría obligado a solicitar el consentimiento de los trabajadores afectados”.

Por lo tanto, el Tribunal Constitucional ha considerado ajustado a Derecho que una empresa, en el ejercicio de su potestad, instale cámara de seguridad ante la sospecha de que algún trabajador se esté apropiando de dinero de la caja (o cualquier otra actuación susceptible de sanción) y que esta circunstancia no haya sido advertida de manera concreta, sino exclusivamente con un aviso en la entrada del establecimiento.

En Ayuda Letrada contamos con especialistas en Derecho laboral y de protección de datos, que podrán solventar cualquier duda en este aspecto, ya seas trabajador o empresario. Cuenta con nosotros porque estamos para ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *