EL TESTIGO EN EL PROCESO CIVIL

Es habitual que una persona que ha de participar en la vista oral de un juicio como testigo te pregunte cómo ha de actuar y qué ha de hacer cuando sea llamado.  En primer lugar hemos de decir que la prueba testifical es un método probatorio que se desarrolla mediante el interrogatorio a una persona que haya sido previamente propuesta por el demandante (parte actora) o por el demandando.

Si se trata de un procedimiento ordinario los testigos han de ser propuestos por las partes en la Audiencia Previa y directamente en la vista del juicio en el procedimiento verbal, aunque con carácter previo a su celebración se puede solicitar la citación judicial.

Un testigo ha de tener conocimiento, de manera directa o indirecta, de los hechos sobre los que se discute en el proceso, los hechos controvertidos y ha de testificar en presencia del Tribunal. Además el testigo no puede tener ningún interés en el proceso, es decir, las partes no pueden ser testigos. El testigo en su intervención no podrá mentir y antes de testificar deberá jurar o prometer decir la verdad, realizando el juzgador una serie de advertencias determinadas en la Ley.

Los testigos tienen la obligación de comparecer cuando sean citados por el Juzgado. Esperarán fuera de la Sala de Vistas y accederán a la misma cuando sean llamados por el personal del Juzgado. El testigo deberá ir provisto de documento nacional de identidad y, en principio, no deberán abandonar la sala hasta que finalice la prueba testifical. El testigo puede solicitar indemnización por los gastos y perjuicios ocasionados por su comparecencia. El Juez podrá interrogar al testigo por su nombre, apellidos, edad, estado, profesión y domicilio. Posteriormente se le preguntará si tiene interés directo o indirecto en el objeto del proceso o si tiene alguna relación con las partes. Por último se le indicará que tiene la obligación de decir la verdad.

A continuación comienza a preguntar la parte que propuso al testigo y, una vez finalizado dicha parte, lo interrogan las demás partes si hay más de una.

Cuando los testigos incurran en graves contradicciones entre sí el tribunal podrá ordenar, de oficio o a instancia de parte, que los testigos que se contradigan se sometan a un careo.

Posteriormente y para poder dictar Sentencia el Juez valora la declaración de los testigos teniendo en consideración la fuerza de su declaración, circunstancias que concurren, las tachas formuladas y los resultados de las demás pruebas practicadas.

Estas son las consideraciones más importantes que debe conocer y tener en cuenta una persona que va a acudir a un juicio como testigo. Desde Ayuda Letrada contamos con abogados especializados que podrán asesorarle ante cualquier duda. Porque estamos para ayudarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *