EL ACTO ADMINISTRATIVO: REQUISITOS EN LA NUEVA LEY

Hoy contamos con la colaboración de la Pasante de Ayuda Letrada, Alba Ruíz, que nos analiza los requisitos del acto administrativo conforme a la nueva Ley.

La Administración Pública dicta actos administrativos bien de oficio o a instancia del interesado. Actos que conforman el procedimiento conforme a unos requisitos legalmente establecidos a los que se  ha de ajustar el órgano competente para dictarlo.

Su contenido, por lo tanto, se forma conforme a lo dispuesto por el ordenamiento jurídico y se adecua a los fines perseguidos al dictar el acto.

En algunos casos la Ley exige que los actos administrativos sean motivados, esto es, que se haga sucinta referencia de hechos y fundamentos de derecho que los justifiquen. El deber de motivación de los actos viene regulado en el artículo 35 del nuevo texto legal, que se corresponde con el artículo 54 de la derogada Ley 30/1992, si bien en la nueva Ley se amplía la tipología de actos que requieren motivación.

Así, deben estar motivados los siguientes actos:

a)  Actos que limiten derechos subjetivos o intereses legítimos.

b) Actos que resuelvan procedimientos de revisión de oficio de disposiciones o actos administrativos, recursos administrativos y procedimientos de arbitraje y los que declaren su inadmisión.

c) Actos que se separen del criterio seguido en actuaciones precedentes o del dictamen de órganos consultivos.

d) Acuerdos de suspensión de actos, cualquiera que sea el motivo de ésta, así como la adopción de medidas provisionales previstas en el artículo 56.

e) Acuerdos de aplicación de la tramitación de urgencia, de ampliación de plazos y de realización de actuaciones complementarias.

f) Actos que rechacen pruebas propuestas por los interesados.

g) Actos que acuerden la terminación del procedimiento por la imposibilidad material de continuarlo por causas sobrevenidas, así como los que acuerden el desistimiento por la Administración en procedimientos iniciados de oficio.

h) Las propuestas de resolución en los procedimientos de carácter sancionador, así como los actos que resuelvan procedimientos de carácter sancionador o de responsabilidad patrimonial.

i) Actos que se dicten en el ejercicio de potestades discrecionales, así como los que deban serlo en virtud de disposición legal o reglamentaria expresa.

Concretamente respecto a los actos que ponen fin a los procedimientos selectivos y de concurrencia competitiva, la motivación se realiza conforme a lo dispuesto por las normas que regulen su convocatoria, debiendo, en todo caso, quedar acreditados en el procedimiento los fundamentos de la resolución que se adopte.

Los actos administrativos necesitan de una forma externa de manifestación para darse a conocer y acceder al mundo del derecho. Normalmente es la forma escrita a través de medios electrónicos de acuerdo al artículo 36 de la nueva Ley, a menos que su naturaleza exija otra forma más adecuada de expresión y constancia.

Cuando los órganos administrativos ejercen su competencia de forma verbal, si es necesaria la constancia escrita del acto, se efectúa y firma por el titular del órgano o funcionario que la recibe oralmente, expresando en dicha comunicación la autoridad de la que procede. Si se trata de resoluciones, el titular de la competencia debe autorizar una relación de las que haya dictado de forma verbal, expresando su contenido.

Si se dictan varios actos de la misma naturaleza como pueden ser licencias, el órgano competente puede acordar refundirlos en único acto, especificando, si existen, las personas u otras circunstancias que individualicen los efectos del acto para cada interesado.

Como siempre Ayuda Letrada está a tu disposición para aclararte cualquier duda, pues contamos con abogados especializados en Derecho Administrativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *