SOBRE EL DELITO DE ABANDONO DE FAMILIA

MEDIACION

En primer lugar, hay que distinguir entre el delito de abandono de hogar y el delito de abandono de familia. El primero de ellos consistía en que uno de los cónyuges se iba a del domicilio para residir en otro diferente y estaba referido en exclusiva al ámbito matrimonial. Sin embargo este delito lleva sin aplicación en España desde el año 2005, es decir, ya no existe.

El segundo, que es el que hoy es objeto de nuestro análisis es el delito de abandono de familia, tipificado en el código penal en su artículo 226 y siguientes y se refiere a aquel que dejase de cumplir los deberes legales de asistencia inherentes a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento y también aquellos que hay que prestar a ascendientes o cónyuges.

Este delito se puede cometer en las siguientes formas:

– Dejar de cumplir los deberes legales respecto a la patria potestad, tutela, guarda o acogimiento familiar y abandonar las obligaciones económicas con los hijos o cónyuge, que se encuentren necesitados.

– Impago de pensiones: Dejar de pagar durante 2 meses consecutivos o 4 meses alternos cualquier tipo de prestación económica establecida en el convenio regulador de separación o divorcio en favor de su cónyuge o sus hijos (pensión compensatoria, pensión de alimentos, etc.).

La reparación del daño procedente del delito de impago de pensiones comportará siempre el pago de las cuantías adeudadas. Sólo se perseguirán previa denuncia de la persona agraviada. Este es el más común de los supuestos.

– Cometen un delito de abandono de menores o incapaces las personas encargadas de la guarda de un menor o incapaz cuando se desentienden de sus cuidados.

Muchas veces se piensa que el hecho de no dar la pensión de alimentos a los hijos puede tener como consecuencia solamente que te la puedan reclamar por la vía civil y no es así. Como vemos supone un delito que puede estar penado con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.

Si estás teniendo problemas para recibir la pensión establecida judicialmente o te encuentras perjudicado por alguno de los casos anteriores, en Ayuda Letrada contamos con expertos que pueden asesorarte.

Porque en Ayuda Letrada estamos para ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *