CUIDADO CON LA DEVOLUCIÓN DE RECIBOS

Ayuda Letrada recibos bancarios

Son muchos los recibos que tenemos domiciliados en nuestras cuentas bancarias, y la gestión de los mismos se ha de llevar a cabo con atención. Uno de los problemas más habituales en relación a los recibos es su devolución. Una cuestión que regula la Ley de Servicios de Pago, que establece el derecho de los clientes a dar orden de devolución de recibos domiciliados.

Si el recibo cargado en nuestra cuenta no estaba autorizado, es decir, se ha cargado el recibo sin haberse dado autorización a nuestra entidad bancaria, se deberá informar de esta circunstancia al banco para que proceda a su devolución, existiendo un plazo de trece meses para que se nos reintegre el importe cargado en cuenta.

Si el recibo estaba autorizado en teoría solo podríamos devolver el recibo si el importe es muy superior al que viene siendo habitual o no se corresponde con el servicio acordado. No obstante se puede pactar con la entidad bancaria su devolución, en un plazo máximo de ocho semanas desde el cargo.

Además estas gestiones, en la mayoría de los bancos, se pueden realizar vía internet, sin necesidad de desplazarse a la oficina correspondiente.

Y si no queremos que nos vuelvan a cargar ningún recibo de una determinada empresa lo más eficaz es comunicarlo a nuestra entidad bancaria, para que esta proceda al bloqueo directo de los recibos que pudieran llegar. No obstante, lo más aconsejable para evitar problemas futuros (demandas, inclusión en ficheros de morosos…) es poner fin a la relación contractual con la empresa que pretende cobrar esos recibos.

En Ayuda Letrada contamos con especialistas en derecho bancario que os podrán asesorar sobre cuantas dudas puedan surgir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *