CUIDADO CON EL USO DEL CORREO ELECTRÓNICO DE LA EMPRESA

Recientemente una Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña considera que es procedente la decisión de una empresa de despedir a un empleado, que junto a otros trabajadores, se dedicaban a reírse de los demás compañeros de la empresa.

Y es que es muy peligroso usar el e-mail de la empresa para intercambiar mensajes con insultos y ofensas hacia el resto de compañeros o responsable de turno. En los correos electrónicos intercambiados se comunicaban dedicando al resto de compañeros calificativos como “pelotas”, “hijo de la gran Bretaña”, “mamoncete”, “mala leche”, “borrachuza”, “quiensapeido” entre otras muchas expresiones que ni me atrevo a escribir.

En primera instancia el Juzgado de lo Social estimó el despido como improcedente, justificando que los e-mails se habían enviado de una forma particular entre varios empleados, sin que fuesen divulgados ni se les diera más publicidad de la normal.

Pero el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña entiende que un e-mail no es privado cuando se realiza por escrito, usando un medio como es el correo electrónico que el empleador pone a disposición de sus trabajadores para el uso exclusivo de las tareas laborales encomendadas y contratadas y, más aún, existiendo órdenes internas, dadas y conocidas, sobre su útil y eficaz utilización.

La sentencia acentúa el último punto expuesto, sosteniendo que no cabe discutir de privacidad cuando de una forma clara y precisa se han dado instrucciones de que el ordenador  y el correo únicamente pueden usarse para fines laborales y profesionales, reservándose, además, el derecho a revisarlos en cualquier momento con el fin de su justa y correcta utilización.

Para la Sala, las palabras utilizadas son graves ofensas contra el honor y la dignidad de la persona. Dictamina y finiquita el asunto diciendo que “después de llegar a conocimiento de la empresa la opinión que a  la trabajadora merecen sus responsables y colaboradores de trabajo, no es factible que en el futuro la vida en la empresa pueda desarrollarse en condiciones de normalidad y armonía”.

Desde Ayuda Letrada  le asesoramos en las cuestiones planteadas, tanto si eres trabajador, para conocer tus derechos, como si eres empresario y quieres implementar estas políticas en tu sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *