CLASES DE TESTAMENTOS

Hoy finalizamos los tres artículos que hemos dedicado a los testamentos y su regulación en el Código civil , y lo hacemos haciendo un pequeño resumen sobre las clases de testamentos que una persona puede otorgar a fin de disponer de su voluntad tras su fallecimiento. Se trata de los siguientes:

Testamento Común, que podrá ser por escrito (ológrafo), abierto (el más común) o cerrado:

Testamento Ológrafo: este puede realizarlo cualquier persona mayor de edad, tiene que escribirlo el testador en su totalidad de puño y letra, y contener la firma y fecha en que se otorga utilizando cualquier tipo de papel, como puede ser un simple folio.

El testamento se debe presentar ante el juez de Primera Instancia del domicilio del testador para su convalidación en el plazo de cinco años desde el fallecimiento. La persona que lo conserve en su poder en el plazo de 10 días desde que conozca del fallecimiento del testador, debe presentarlo en el juzgado y así el juez abre el testamento y citará a los testigos para que declaren que la letra coincide con la del fallecido.

Comprobada la letra, el juez dispone la formalización y se iniciarán las operaciones de partición y adjudicación de la herencia.

Este tipo de testamento tiene las siguientes ventajas:

– Preserva como ningún otro la libertad y el secreto de las disposiciones testamentarias.

– Es la forma más cómoda y sencilla de todas y, posiblemente, la más indicada para personas impedidas, que pueden acudir al notario.

– Es el más barato en el momento de hacerlo

Igualmente también presenta inconvenientes. Entre ellos destacan los siguientes:

Puede suponer importantes gastos para los herederos, a la hora de contratar los informes periciales obligatorios para poder elevarlo a categoría de escritura pública (pudiendo costar alrededor de 600 euros).

También tiene el riesgo de desaparecer fácilmente sin dejar ningún rastro, o ser objeto de falsificación.

Testamento Abierto: es la modalidad más utilizada y frecuente. Quién lo otorga, debe acudir al notario o hacer llamar, y expresar oralmente su voluntad. El notario redacta el testamento según los deseos que se le han manifestado, expresando claramente el lugar, año, mes y hora en que se ha otorgado, conservando el original del mismo con lo que se evita así la destrucción o pérdida. Este es el testamento idóneo por las siguientes razones:

– Siempre se cuenta con el consejo técnico-jurídico del notario, que va a suprimir todos los motivos de invalidez que puedan existir.

– La conservación del testamento no peligra.

– Es el único que pueden utilizar las personas que no saben leer y escribir, o que no pueden hacerlo por enfermedad.

– Es el más sencillo, tanto de hacer como de aplicar tras el fallecimiento.

– Su precio es asequible, pues suele costar alrededor de los 40 euros.

Qué se necesita: basta acudir al Notario con el DNI y explicar cómo se quiere repartir el patrimonio; según la complejidad del testamento, el notario le pedirá escrituras de los bienes o más información. A partir de esos datos, el notario redactará el testamento por escrito y se procederá a su otorgamiento sin que, en la actualidad, se exija la intervención de más personas, ya que hoy en día no es necesaria la presencia de testigos salvo en casos determinados. Es muy sencillo, y no hace falta realizar un inventario de los bienes del testador.

Testamento Cerrado: el testador sin revelar su voluntad declara que ésta se encuentra contenida en un pliego que entrega al notario.

Este tipo de testamento puede estar escrito:

– De puño y letra,  en la que al final del testamento firma el testador.

– Mecanografiado o escrito por tercero, el testador u otra persona firma en todas sus hojas, pero deberá indicar el motivo de por qué no lo hace el mismo e identificará al tercero que lo hace en su nombre.

No pueden realizar este tipo de testamento ni los ciegos ni el que no sabe o no pueda leer.

El testamento se introducirá en un sobre o envoltorio de manera que no se pueda extraer del mismo sin romperlo y se depositará ante el notario que deba autorizarlo levantando acta del otorgamiento en el mismo sobre o envoltorio que contiene el testamento. En el plazo de 10 días desde que se conozca el fallecimiento del testador, el notario o la persona que tenga en su poder el testamento lo pondrá en conocimiento del juez.

Testamento Especial, como su nombre indica este testamento se utiliza en casos extraordinarios, son tres los de este tipo, el militar, el marítimo y hecho en el extranjero:

Testamento Militar: en situaciones de guerra cualquier militar podrá otorgar testamento ante un oficial que tenga al menos la graduación de Capitán o ante el Capellán o médico si se encuentra enfermo.

Deberá remitirse al Ministerio de defensa que lo enviará al juez de Primera Instancia del domicilio del testador para que cite a los herederos e interesados en la sucesión. Caducan en el plazo de 4 meses desde que el testador deje de estar en campaña.

También podrá otorgarse este testamento de palabra ante 2 testigos y quedará ineficaz una vez superado el peligro.

Testamento Marítimo: es el testamento abierto o cerrado que se otorga por cualquiera de los que van a bordo durante un viaje por mar.

Se podrá otorgar ante el Comandante o Capitán (dependiendo del tipo de buque) ante la presencia necesaria de 2 testigos. Los testamentos quedarán en poder del Comandante o Capitán que harán mención de su otorgamiento en el diario de a bordo.

Cuando se llegue a puerto en que exista representación diplomática española se hará entrega de los mismos para su envío a España, teniendo una validez de 4 meses de la fecha del desembarco.

Testamento en el Extranjero: el español podrá realizar testamento fuera de España siguiendo las normas del país donde se otorgue, pudiendo ser éste ológrafo, abierto o cerrado.

Esperamos que estos artículos sobre los testamentos y al forma de repartir la herencia os hayan sido de utilidad. En Ayuda Letrada contamos con abogados especializados en Derecho de Familia y Sucesorio, por lo que estaremos encantados de atenderte para resolver cualquier duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *